¿Qué te estamos diciendo las feministas cuando te decimos que eres privilegiado?

En estos últimos días, muchas personas hemos pasado horas hablando sobre feminismos con hombres que se ponían a la defensiva. Voy a dejar aquí apuntados algunos argumentos por si sirven. Cualquier sugerencia para mejorar este texto será bienvenida.

Amigo hombre, en esta sociedad en la que vivimos, tienes privilegios y a veces ejerces poder u opresión sobre mí, que soy mujer, aunque no lo quieras. Reconocerlo es un paso para cambiarlo.

Los privilegios se ejercen a veces de forma voluntaria, y otras veces no. Por ejemplo, si estamos en una entrevista de trabajo y te eligen a ti porque yo podría quedarme embarazada, ejerces una opresión machista sobre mí, aunque tú no lo quieras. No te voy a culpar a ti, sino a la persona empleadora, pero sí te voy a pedir que reconozcas estas situaciones y luches contra ellas. Que reconozcas tus privilegios y trates de renunciar a ellos.

Otro ejemplo: vas andando detrás de mí en una calle solitaria, de noche. Estás allí porque es el camino a tu casa. Yo soy mujer y el contexto social en el que vivo me ha educado para sentirme vulnerable, tengo miedo. ¿Qué puedes hacer tú, que no tienes la culpa? Cámbiate de acerca. O aminora el paso para que no te sienta demasiado cerca. Aunque esto te suponga tardar un poco más en llegar a tu casa, empatizas con mi miedo y puedes hacer ese esfuercito.

¿Me explico así por qué digo que como hombre tienes privilegios, que ejerces poder sobre mí y que debes ser consciente y trabajar por evitarlo? Si no lo haces, quizá tú sí tengas algo de culpa, al menos como cómplice. Suena duro, pero más duro es estar al otro lado, ser mujer y parte del bando oprimido, como puedes suponer.

Si quieres dedicar a estos asuntos algunos ratos más, te sugiero leer lo siguiente:
- "Mi -nuestra- genealogía de la agresión sexual". O puedes preguntar a tus amigas. Todas las mujeres hemos vivido experiencias de violencia sexual, más explícitas o más sutiles.
- No todos los hombres agredís sexualmente, pero sí vivís (y las mujeres vivimos) en una “cultura de la violación”. Para alejarte de ella: "Guía para caballeros".
- "Micromachismos: la violencia invisible en la pareja" (PDF). A algunas no nos gusta hablar de micro y macro porque todo machismo es deplorable, pero sirve para empezar a pensar en qué situaciones, conscientes o no, puedes estar contribuyendo al machismo. Quizá este blog recopilatorio te ayude. 

Gracias por tu atención.

———-
PD1. No me vengas con lo de pagar la cuenta o entrar gratis a las discotecas: no, yo no acepto que me inviten sistemáticamente y no voy a discotecas en las que las chicas entran gratis porque sé que así se fomenta que me traten como mercancía. Si una mujer acepta estas prácticas, sí, está teniendo un comportamiento machista (esta última afirmación no será compartida por todas las feministas; hey, el feminismo tampoco es una ciencia exacta). Actualizo: lo de que las mujeres no hacen la mili lo han respondido muy bien en los comentarios.

PD2. Tranquilo, que esto de los privilegios los tenemos todas. Nos enseñaron feministas negras como Angela Davis que hay una triple matriz estructural en función de la clase, la raza y el género; eso es un básico que todo análisis marxista o de izquierdas ha incorporado. Hay quien suma la orientación o las prácticas sexuales, el aspecto físico, la salud, la edad, el lenguaje… Yo soy blanca, tengo pasaporte europeo, 30 años, estoy sana y puedo hablar con palabras de intelectual. Yo también tengo privilegios que contribuyen a la opresión de otras personas.  Yo también soy opresora. Y reconocérmelo es un paso para acabar con ello.

PD3. Y la cosa se puede poner aún más compleja… algunas personas pensamos que el binarismo hombre/mujer también es una construcción social que constriñe y nos limita (de eso hablan los movimientos queer o transfeministas). Así que cuando digo hombre, piensa que estoy diciendo “persona socialmente leída como hombre”, que se adapta a lo que socialmente se entiende que debe ser un hombre (de ahí que, en un entorno tradicional, un hombre gay sea discriminado porque es menos hombre). Un hombre es el tipo de persona que tiene más privilegios porque, he aquí la base de todo, vivimos en un sistema patriarcal. Y capitalista, claro. Hay quien analiza el patriarcado como base del capitalismo, si te interesa el tema puedes leer por ejemplo a Silvia Federici.

The legal grey zone has become an incubator for innovation. In the same way as parts of the culture industry has become structrurally dependent on unwaged, volunteer labour by fans and hobbyists, the computer industry is structurally dependent on the illegal practices of filesharers and hackers, and the pharmaceutical industry on the psychonauts. The outlawing of their practices lay down a negative exchange rate of labour. The established practice of appropriating ideas from communities and political movements by rewarding key individiduals with access to venture capital is matched with a witheld threat of prison sentences. Concurrently, arbitrariness in the legal grey zone become the condition for labouring in the Schumpeterian-Shanzai innovation economy.